viernes, 28 de marzo de 2014

Reseñas Cineblog: Los Siete Samurais

Filmoteca Regional de Murcia,  01 & 05 de Abril

“Los Siete Samurais” (Akira Kurosawa, 1954)

Tras unos años 40 en los que había cultivado con mano maestra el thriller policíaco y criminal (con films estupendos como “El ángel ebrio”, 1948, o “El perro rabioso”, 1949), y criticado en Japón por realizar un cine 'excesivamente occidental', el gran Akira Kurosawa, con su épica puesta en escena cargada de acción y planos inspirados en el western, se convirtió en el director nipón que más gustaba fuera de sus fronteras. Con "Los siete samurais" (habitual en los primeros puestos de las listas de las mejores películas de la historia) logró romper cualquier prejuicio hacia el cine oriental (la crítica ya lo había alabado por "Rashomon", 1950, por la que obtuvo el León de Oro en el Festival de Venecia) y llevar al público de todo el mundo a los cines para ver un film japonés ambientado en la época medieval. Kurosawa explora las costumbres del Japón feudal con una belleza plástica y una profundidad psicológica envidiable, además de dotar a la historia de una fuerza narrativa que te transporta a ese mundo de honor, drama, humor y acción.

            En el Japón del siglo XVI, una pequeña aldea es asediada periódicamente por saqueadores, les roban la cosecha y violan a las mujeres. Cansados de esa situación, deciden contratar a samurais para que los defiendan, aunque solo pueden pagarles con comida. Aunque al principio parece una misión imposible, consiguen convencer a un samurai llamado Kambei (Takashi Shimura). A partir de este comienza a formarse un grupo de siete samurais, liderados por Kambei, entre los que se encuentran Kikuchiyo (Toshiro Mifune), un joven arrogante que intenta hacerse famoso como samurai; el perfeccionista maestro de la katana Kyuzo (Seiji Miyaguchi); el inexperto pero valiente Katsushiro (Isao Kimura); el disciplinado y obediente Shichiroji (Daisuke Katô); el jovial Heihachi (Minoru Chiaki); y el honrado y experimentado Gorobei (Yoshio Inaba).

Aunque Kurosawa solía decir que la época medieval no le interesaba particularmente (a pesar de haber rodado obras maestras como “Trono de Sangre”, 1957, “Yojimbo”, 1961, o “Kagemusha, la sombra del guerrero”, 1980), la gran calidad y carisma de este fresco épico de aventuras, con más de tres horas de duración, hizo que se convirtiera en una influencia inmediata para el cine americano (el remake, "Los siete magníficos" de John Sturges, se rodó sólo seis años después y fue un éxito), creando una retroalimentación entre los grandes maestros del western que Sergio Leone después condensaría en su icónica ‘trilogía del dólar’ (“Por un puñado de dólares”, 1964, remake de “Yojimbo”; “La muerte tenía un precio”, 1965; y “El bueno, el feo y el malo”, 1966).  

           
- Para amantes de las grandes historias épicas, exóticas y universales.

- No pierdan el tiempo los que crean que el cine de acción es sangre y efectos especiales.